Cuando no hay que festejar

Por Gladys Trujillo

El 10 de mayo es sin duda una de las fechas más emotivas que se celebran al año pues todos tenemos una madre y todos (o la inmensa mayoría) la queremos y estamos dispuestos a dedicarle este día, al menos de palabra.

La cuestión es que cuando la madre ya no existe o no quiso ser parte de la vida del infante, es una fecha que resulta incómoda y dolorosa. Ya sea por muerte o abandono, cuando este personaje falta el desbalance en la vida de un menor es definitivo.

Hasta noviembre de 2009, la UNESCO tenía registro de 1.6 millones de huérfanos en México, detrás de Brasil con poco más de tres millones de niños.

La orfandad es relativa, hay quienes en realidad no tiene padres a causa de muerte, pero los hay también por abandono, otro término relativo también pues. aún con la presencia paternal, si a los pequeños no les son proporcionados los elementos necesarios para la supervivencia llámese comida, vestido, educación y servicios de salud entre otros, se considera abandono. Es indistinto vivir con los hijos o no, si no se les presta atención, son niños abandonados también. Estos niños tienden a presentar un retraso en sus habilidades cognitivas y emocionales debido a la falta de un apoyo moral y emocional que inculque todos los conocimientos que necesita un niño a edad temprana.

El gobierno tiene un plan para disminuir la mortandad maternal, pero sólo enfocado a las madres en el momento del parto, lo cierto es que hay muchas maneras más de perder una madre que nada tiene que ver con el alumbramiento que también necesitan apoyo oficial.

¿Qué será peor? ¿Tener una madre que te ignore o una que ha muerto? No creo  que exista alguien capacitado para responder algo tan grave, en todo caso, debería ser alguien que perdió una madre de la que no recibía cuidado y eso es demasiado personal.

Por otro lado nadie experimenta en cabeza ajena, una señora que tiene 72 años y perdió a su madre a los 12 dice: “Aún la extraño, si pudiera cambiar algunos de mis años por tenerla conmigo lo haría. Siempre me va a doler como el primer día”.

Hay quien celebra el 10 de mayo, pero también hay quien llora, no siempre las fechas célebres son felices y aún cuando deberían, no lo son del todo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: