De arriba a abajo: Así es la vida

A esa edad, crecer es la única preocupación.

A esa edad, crecer es la única preocupación.

Por Lucía Miramontes

Hay cosa en la vida por las que uno debe pasar, muchas de ellas nos llenan de alegría, otras tantas de tristeza e infelicidad. Comenzando por las que nos hacen felices, que tal cuando das tus primeros pasos, para tus papás es una de las cosas que más felices los ha hecho y para ti es el comienzo del montón de cosas que vas a lograr.

Tu transcurso en el preescolar fue algo divertido, emocionante y reconfortante, aquí aprendiste a socializar a interactuar con las demás personas, compartiste momentos felices con otros niños (las celebraciones del día del niño, navidad, amor y amistad, etc.) Aunque al final te dio nostalgia el saber que dejarías de ser un niño pequeño para convertirte en uno más grande y con más responsabilidades al entrar a la primaria, creo que no hay alguna persona en este mundo que no tenga un lindo recuerdo de su estadía en el kínder garden.

La primaria, bueno en esta igual nos pasaron muchas cosas, hay personas que no nos la pasamos tan bien en este lugar, aquí es donde conoces lo que es la crueldad (en algunos casos solamente). Los niños más grandes en ocasiones provocan que los más pequeños se enseñen a burlarse de las personas, ya sea por su complexión física o por su falta de seguridad, este tipo de personas burlonas tal vez estén llenos de defectos, pero mientras las inseguras lo permitimos, estas se aprovechan y desquitan su odio con los demás. Al final no todos somos felices, pero reconocemos que hubo momentos en los que todo esto no importaba, quizás cuando se estaba con los amigos de verdad.

Ya por la adolescencia nuestras vidas se vuelven más complicadas, sentimos que tenemos el mundo encima, todo mundo vigila nuestros movimientos, pero a pesar de eso tratamos de disfrutar nuestros cambios, ya sean físicos o emocionales. Es aquí donde nos topamos con nuestro primer amor, ¿Quién no se acuerda de aquella sensación de mariposas en la panza cuando el chico o la chica que nos gustaba estaba cerca de nosotros? Es algo que tendremos presente toda la vida, algo que jamás se olvida, aunque muchas veces también es aquí donde tenemos nuestro primer desamor, nuestro primer sufrimiento por una persona, de la cual no queremos saber más en el resto de la vida. Es aquí también cuando decidimos que camino tomaremos, si estudiaremos una carrera o nos dedicaremos a trabajar en lo que sea, tal vez la formación de una familia, lo digo de nuevo, es la etapa más difícil en nuestras vidas.

Quienes decidimos estudiar, otro momento que nos hace felices y del cual nos acordaremos siempre, es del día en que revisamos las listas de admisión a la universidad y encontramos nuestros nombres, ese día lo quisimos hacer festivo.

Y he aquí el comienzo de una nueva etapa, considero que en la universidad es donde conoces a los amigos de verdad, lo digo por experiencia, es aquí también donde conoces a los amores de verdad, donde comienzas relaciones que se convierten en estables ya no es simplemente el noviecito con el que vas al cine, a bailar o a cenar, es la persona que le presentas a tus padres y hermanos y visceversa. Son amores que quizás duraren más tiempo del que dura la universidad.

Los amigos… con ellos conoces más el mundo, con ellos compartes tu vida, los alimentos y hasta tu ropa o zapatos, ellos se convierten en tu familia cuando “la” familias no está cerca, el cariño que sientes por ellos durará mientras están juntos en la universidad, pero también puede durar para la eternidad si tu lo decides. Aunque hay cosas en la vida que nos vuelven un poco tristes, por ejemplo la pérdida de un ser querido, la pérdida de uno de tus abuelos. Es difícil asimilar que una persona que tuviste durante toda la vida a tu lado deje de estar para ir a reportarse con Dios, es doloroso, aunque todos sabemos que lo único seguro que tenemos es eso, la muerte.

O que tal cuando ya estas más grandecito, ya terminaste la carrera, ya te titulaste, ya compartiste cierto tiempo con una persona, la amaste intensamente  y de repente todo eso se termina, creo que no hay dolor más grande que el ver muchos de tus sueños bombardeados por quien sabe qué, y más cuando no te explicas lo que pasó, sólo te das cuenta que todo terminó, te acuerdas de cómo fue tu primer desamor, pero te das cuenta que ni el primero ni los que le siguieron se sintieron igual que este, porque con esta persona tu ya habías hecho planes a futuro y sabes que ya no hay futuro al menos para la relación. Y aunque te das cuenta que el mundo no terminó por lo que nos pasó, en ocasiones duele, duele mucho, pero también nos pone felices el recordar todo por lo que hemos vivido durante nuestras cortas o largas vidas. Eses cosas son algunas de las cuales recordaremos siempre momentos felices, nostálgicos, emocionantes, embarazosos, tristes, simplemente cosas de la vida.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: