Cuento: Juego mental

Por Karla Trujillo

Un día como cualquiera decidí ir a la biblioteca del estado, no iba por ningún libro en específico, sólo quería hacer algo fuera de lo rutinario.

Me gustó el título de uno y comencé a leerlo, era el único en esa sección y me sorprendió porque trataba de varios asesinatos perpetrados por personas con algún disturbio mental. Nada más a mí se me había ocurrido  leer un libro de ese tipo trabajando en una clínica psiquiátrica, pero como me era familiar por las similitudes de las enfermedades de mis pacientes, decidí terminar el libro.

Todo iba bien, me mentalicé para que no me afectara porque era sólo un libro: ¿Qué tan factible era que me sucediera lo mismo? Aún así mi mente jugaba conmigo pues temía que los enfermos pudieran amotinarse y matarme.

Le propuse a la directora de la clínica que instalara más seguridad, argumentando que todo se saldría de control si se revelaban contra nuestro sistema. Me tranquilicé un poco.

Así pasé un largo tiempo, el miedo iba y venía hasta que cierto día un enfermo comenzó a forcejear conmigo porque no quería tomar su medicamento, no era una situación fuera de lo común pero tenía demasiado miedo, así que lo único que se me ocurrió hacer fue correr en busca de ayuda.

El enfermo me seguía mientras yo gritaba aterrada. En el camino me encontré una jarra de agua, primero se la arrojé encima, lo lastimé, en la confusión del golpe logré derribarlo y con cada añico de vidrio fui marcando su loca y fea piel. Estaba tan asustada y desesperada, que no  me importó bañarme con su asquerosa sangre. En ese momento sólo sentí que una aguja atravesaba mi  piel mientras el líquido se adentraba en mí adormeciéndome toda.

Ahora llevo 5 años de mi vida en esta clínica, primero quería salir de aquí por el temor que me causaba estar dentro, ahora la perspectiva ha cambiado por completo porque al salir estaré entrando al lugar que me corresponde por atacar al enfermo. Y creo que es peor.

No debí cambiar mi rutina, por eso estoy aquí, por ese libro que casualmente  fue escrito por una persona cualquiera que imaginó todo, aún cuando todo parecía tan real.

Lo que más me da risa es que caí en ese juego mental.

Ahora para no morir de aburrimiento escribo esta enferma historia huyendo de los demás cuando yo soy la anormal.

En Facebook encuéntranos como: Periodismo en Construcción

En Twitter encuéntranos como: @PeriodismoenC

    • Everardo
    • 6/07/11

    Wow!!! Buen gancho y buena historia, nada predecible.

    • Charlyy^^
    • 11/07/11

    Gracias!!^^

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: