Mi primer viaje a una tierra de magia

Imágenes y texto por Lucía Miramontes

Tenía muchas ganas de salir de casa, tuve que aguantarme las ganas de comprarme algo durante dos semanas, ni en un dulce gaste, pero después de estos últimos tres días valió la pena la abstinencia.

Me encanto ver a un muy buen amigo después de casi un año de perder el contacto; viajaríamos juntos hacia un lugar de magia, en busca de una de mis mejores amigas, que por cierto estaba a punto de cumplir años.

El recorrido fue un poco pesado, tres horas y media sentados en un camión Sur de Jalisco, pasando por varios municipios. Salimos de la Central antigua de Guadalajara, pasamos por Zapopan, Tlajomulco, Acatlán de Juárez, Zacoalco de Torres, etc.

Debo mencionar que gracias al temporal,  los paisajes estaban  hermosos e impidieron que me quedara dormida durante el recorrido, quería verlo todo; la naturaleza es impresionantemente bella.

El recorrido termino en Tapalpa, pueblo mágico. Es un lugar rústico, la mayoría de las casas están hechas con ladrillos de adobe, techos de teja,  puertas y ventanas de madera, todas, absolutamente todas con la fachada en blanco y rojo. En Tapalpa todo es de madera, los anuncios de los negocios, los nombres de las calles en las esquinas y hasta los botes de basura.

En Tapalpa respira aire puro, en un día soleado puedes admirar un cielo azul, una sierra llena de diversos tonos en verde. En un día nublado puedes disfrutar de un rico chocolate caliente sentado en una banca de la plaza mirando a la gente pasar, a los niños correr libremente, como ya no lo hacen en la ciudad.

Los tapalpenses son gente que ama a su tierra. Como los artesanos que aprovechan la materia prima que les da la naturaleza, para crear cosas muy bellas de madera y de  Ocochal (hojas de los pinos), como canastos, bolsos y sombreros, además fabrican cosa de papel mal hecho (una especie de mezcla de papel periódico similar al papel maché), desde una cruz, hasta una virgen de Guadalupe.

Y ni hablar de su gastronomía, sus quesos son deliciosos al igual que la crema, el ponche de granada es algo fuerte pero tiene un sabor exquisito,  al igual que sus rompopes con diversos sabores, mi favorito el de pistache.  En las conservas de frutas y las mermeladas me encontré algo un poco inusual: la mermelada de jalapeño. Confieso que no la provee pero me quede con las ganas. Los dulces con cajeta y nuez y hasta un rico tejuino que me tome, todo estaba riquísimo, recomendado por mi paladar.

Me enamore de Tapalpa, ese pueblito en la sierra de Jalisco es un lugar que sin duda debemos visitar, es un lugar en donde puedes sentir tranquilidad y paz.

Cuando vayas a Tapalpa te recomiendo que visites el Mercado del Artesano, está en la plaza justo en frente del kiosco. No olvides llegar a comprar una conserva o una botella de ponche o rompope con la señora Chayito en la planta baja del mercado.

 

La señora Chayito es quien vende las deliciosas conservas en le mercado de Tapalpa.

 

 

 

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: