“No recuerdo mi vida antes de tí”

Por Gladys Trujillo

-Quiero ir al mar.

-Pero yo no quiero acompañarte.

-¿Y por qué no? Ni que tuvieras algo mejor qué hacer.

-Dedicarme a mí por un momento.

-Ni que te fueras a tardar tanto.

-Eres una tonta por esa actitud es que a veces me pregunto qué hago contigo.

-Pues hasta donde sé es porque…

-No me vayas a salir con el amor…

-No, hasta donde me acuerdo dijiste: “Quiero estar contigo porque no recuerdo como era mi vida antes de tí”. Si no me amas, al menos sabes que soy tu referencia.

-Son ideas tuyas, yo no habría olvidado eso.

-Entonces es hora de que te encuentres otra memoria… No, espera… si ya no recuerdas el “antes” es porque ya encontraste un “después de “, así como me dijiste a mí, ¿Verdad?

Pedro no habló más. De repente se retiró de la sala a la habitación. Nadia se quedó sentada en el sillón, con una cara de espanto porque ella era de las que creía que “el que calla otorga”. Sentía como todo se le derrumbaba la idea de pareja, de amor, y obviamente la de fidelidad.

Un sonido de algo que cayó la trajo a la realidad. Se dirigió a la habitación y vio a Pedro enfundado en unas bermudas color azul, una playera roja y sus lentes de sol, con una valija en le brazo izquierdo.

-¿Qué haces?

-Querías ir a la playa, ¿No?

-Te pregunté una cosa y no me contestaste.

-¿De verdad quieres que te conteste Nadia?

Se quedó pensando un rato. Pedro le pasó a un lado y la dejó sola. Nadia no estaba segura de querer saber, pues al menos ella de verdad no recordaba que era de su vida antes de Pedro y no estaba segura de querer averiguarlo, estaba demasiado enamorada y acostumbrada a él. Él por su parte no había reparado en la estupidez de su comentario, desde que se cuestionó el estar con ella hasta dudar de las promesas que le había hecho. No recordar no es lo mismo que no haber dicho algo.

Pasaron 20 minutos y Nadia salió.

-Veinte minutos para tí son suficientes, ahora quiero para mí el resto del día.

-El resto de la vida si quieres mi amor.

Pedro nunca volvió a cuestionar la memoria de Nadia. Después de todo, así era mejor, ella creyendo lo que quería y él confirmándoselo, aun si era mentira, porque no quería dejar a su chica, ni sus malos hábitos.

Facebook: Periodismo en Construcción

Twitter: @PeriodismoenC

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: