Viaje al centro de la selva

Por Gladys Trujillo

 Es una parte de la selva dentro de la ciudad, es completamente natural y de origen mexicano, ¿El lugar? Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Es el ZOOMAT, que en su nombre lleva  las siglas del naturalista que ideara este lugar, Miguel Álvarez del Toro, que en su afán por la preservación de la naturaleza de la región dio vida al sueño.

Chiapas es el estado donde reside la mayor parte de los animales y plantas exóticos del país, pero también es la región más asolada por la caza ilegal, la deforestación y el mal uso del suelo, razón por la cual nació la idea de crear un lugar donde pudieran conservarse dichas especies, con el propósito conjunto del entretenimiento pero también del estudio y la protección.

Este lugar es único en toda América por tres razones:

1.-Las especies que ahí habitan son exclusivamente de Chiapas.

2.-Viven en un hábitat similar al natural.

3.-La mayoría de las especies ronda libre el lugar, razón por la cual no es extraño encontrase todo tipo de aves que no vuelan mientras se camina.

A lo largo de dos kilómetros y medio, el visitante conocerá animales de otro tipo, relativamente tal cual se encuentran en la naturaleza, lo cual tal vez sea lo más impresionante, pero a la par aprende de ellos, su forma de vida, su comportamiento, las necesidades y también lo vital que resulta su existencia para la armonía natural, va entendiendo que todo forma parte de un ciclo, y por ende comprende también al peligro al que se enfrentan estando en libertad, lo más importante aquí es el aprendizaje, incluso hay una jaula especial donde se muestra la única especie que para sobrevivir asesina a su propia especie: El ser humano (aunque sólo se trata de una jaula pequeña donde se ve el reflejo de quien la observa).

El recorrido es realmente como internarse en la selva, fresco, húmedo, con la generosa sombra enormes árboles de los enormes árboles tropicales, donde eventualmente se dejarán ver los monos araña, jugando y balanceándose  en las ramas o comiendo la fruta que los cuidadores les proporcionan.

Aunque no son jaulas como tal, las áreas donde habitan los inquilinos están cercadas de manera segura para ellos y los visitantes, de hecho, al encontrarse este recinto vereda arriba, el camino principal se encuentra en la parte superior y los animales en desnivel, así que el contacto es imposible (salvo los que andan sueltos por ser inofensivos).

También, hay una especie de museo donde se observan las mismas especies pero disecadas, siendo este un tipo de santuario, un cocodrilo custodia la entrada y conforme pasa el recorrido se logra ver quetzales, jaguares, águilas, lo que con el paso del tiempo va quedando de los anteriores habitantes, dando cuenta de que aún en cautiverio y con mucho esfuerzo, las especies pueden llegar a regenerarse.

El aviario es simplemente sorprendente, y aunque es obvio que es  un lugar cerrado la belleza es impresionante, empezando con los tucanes y las guacamayas con su vistoso plumaje, estas son  la antesala de las aves representativas del estado, los quetzales con sus largas plumas en la cola de casi metro y medio, con ese verde intenso de su pequeño cuerpo al que pudiera parecer no pertenecer ese largo plumaje, especialmente hermoso.

Los cocodrilos son una parte de este paseo que deja sin palabras a quien llega a ese punto por dos simples razones: Nunca habían estado tan cerca de un cocodrilo y nunca lo habían visto comer en vivo, ni siquiera en otro zoológico.

Uno de los apartados más grandes es el de los reptiles, ya que por ser zona húmeda una gran parte de ellos se concentra en este estado, así que las nauyacas, pitones, camaleones, las llamadas “Falsos coralillos” (por su impresionante similitud con los coralillos verdaderos, que sí son venenosos y que son de tierra seca), arañas de la región, mil pies, las enormes tortugas, este espacio es una fusión de colores, toda la gama de verdes, marrones, amarillo, ámbares, rojos… y aún no va ni la mitad del camino.

Un jaguar negro se erige pasada la parte media del recorrido, llamado comúnmente pantera cuando sólo es una variación genética del felino más grande de América, a veces dormita en una rama alta pero en ocasiones se alcanza a oír su rugido poderoso, anunciando la antesala de lo que son los habitantes principales del lugar:

Los jaguares amarillos.

A lo largo del camino hay referencias de los jaguares, haciéndonos conocedores de la especie, aprendemos cuanto tiempo tardan en gestarse, en que zona del continente viven, que se diferencían de los otros felinos con manchas porque mientras las manchas de los leopardos son aros, las de los jaguares son aros con una mancha en el centro; se va experimentando a lo largo del trecho una familiarización con el precioso animal.

Al pie de la entrada al hábitat del jaguar, se nos muestra por última vez que los habitantes de la región han sido crueles con ellos, porque la vista desde la cima hace referencia al número de metros cuadrados que necesita un jaguar regular y que obviamente no tiene, viéndose obligados a replegarse a las zonas más profundas de la selva al ver su hábitat natural destruido o siendo asesinados por los ganaderos que han invadido su antiguo hogar.

Lucen imponentes aún dormidos, son un macho y una hembra que regularmente están separados para controlar la natalidad del jaguar, ya que no se les puede dar la atención, el espacio y el cuidado por las razones antes mencionadas, el personal debe cerciorarse primero de ofrecer las mejores condiciones de vida para contemplar la opción de un nacimiento, pues la burocracia y la seguridad para los animales son los puntos más importantes considerar.

Volvamos a los jaguares, que en su honor incluso se llama así al equipo de fútbol del estado, y merecido tienen el homenaje pues sus características físicas como de caza son tan impresionantes como las de un tigre o un león,  incluso mejores ya que las leonas cazan en manada y el león no es buen cazador, los tigres a veces son intimidados por elefantes, y aunque el jaguar no comparte naturalmente su espacio con un mamífero de ese tamaño, sus sentidos y reflejos están desarrollados al máximo, son excelentes trepadores y es difícil que se queden sin comer pues siempre obtienen su alimento (en condiciones naturales obviamente) todo esto, a pesar de ser el tercer felino más grande del mundo, por detrás de los ya mencionados.

Así es como concluye el paseo, intentando hacer conciencia por medio de letreros, reseñas, folletos, también en su museo y sala de conferencias, que no sólo es para el uso de zoológico pero que usualmente es dedicado a el, la información sin duda es la mejor arma que tiene el zoológico para recibir ayuda de cualquier tipo, y no me refiero precisamente a la monetaria, sino a la de conservación, ya afuera del ZOOMAT y en especial para su propia población, para evitar en la medida de lo posible que los animales sean capturados, asesinados o puestos en venta ya que del cuidado que reciban en su hábitat natural depende su supervivencia, y también es un mensaje para los visitantes, para no adquirir las especies de manera ilegal, sean las especies vivas o convertidas en productos.

Hay una parte del recorrido donde en una jaula se logra leer: “Esta es la única especie que para sobrevivir tiene que asesinarse a sí misma” y como lo dije es el reflejo de quien asoma  la cara, pero, ¿En que momento nos convertimos en la especie que se asesina a sí misma y a las demás especies pero no siempre para sobrevivir?

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: