Hojas Blancas

Por Laura Meza

Hojas blancas

Hojas blancas para escribir pensamientos oscuros.

Escribirlos de día para echar luz sobre esos pensamientos y poder verlos y, entonces, poder hablar de ellos.

¿A qué hora amanece?

Hay que buscar los primeros rayos del sol para iluminar la vida, los objetos, para verlos en su totalidad, para intentar captarlos lo mejor posible.

Se debe buscar también un lugar apartado, como el campo, con una luz casi cegadora que nos haga fijar la vista, que nos forcé a apreciar hasta el más ínfimo detalle la realidad; donde el único ruido que nos llegue sea el susurro del viento al batir las hojas de los árboles. Hay que buscar el día, la luz, y el silencio.

La noche, como la ciudad es perniciosa

En la ciudad sólo hay ruido de coches, de gente ajetreada que se mueve, se mueve siempre, siempre a ninguna parte

La noche es distractora, nos envuelve y seduce con su oscuridad y su misterio

En la noche como en la ciudad las cosas se perciben bien pero no mejor, lo único que nos ofrece es una luz artificial, hecha a fuerza de necesidad.

Vayamos al campo a recostarnos en el pasto, bajo un sol abrazador que nos caliente e ilumine.

Donde sea únicamente el viento quien nos acaricie.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: