Una petición por Ayotzinapa. Para que no se repita

Marcha por Ayotzinapa en Guadalajara/Alejandra  Leyva

 Marcha por Ayotzinapa en Guadalajara/Imagen de Alejandra Leyva

Hace poco más de 4 meses que desaparecieron 43 normalistas de Guerrero, del mismo pueblo de donde era Lucio Cabañas: Ayotzinapa.

¿Qué hicieron esos chicos? Salir de sus casas en un autobús para cumplir con sus actividades regulares.

Según la PGR, el ejército, la policía y demás involucrados, que pertenecen al crimen organizado,se equivocaron de autobús, porque ellos esperaban “delincuentes”. O sea que si eres delincuente, no irás a la justicia, te ganas el boleto de la tortura, el secuestro y la desaparición forzada. Pero los normalistas no lo eran.

Esa misma noche, un equipo de fútbol infantil fue atacado y 3 personas murieron. La primera declaración respecto a ese evento, fue que los habían confundido con os normalistas. O sea que sí iban por los normalistas.

Es un crimen de estado, eso está claro. Ya se por la actuación de la fuerza pública en la desaparición, pero también por la omisión del estado en la búsqueda y consecución de justicia.

Miles han sido las versiones de los hechos, que no dan completamente con los responsables de dichos actos, ni se conocen las razones del ataque.

Jesús Murillo KaramHasta el momento, ha habido 2 intentos de dar “carpetazo” al asunto. “Los quemaron, están muertos” y “Los quemaron, están muertos y sí tuvo la culpa el gobierno”.

Esto como un acto de “entregar cuentas” y sacarse de encima las protestas públicas de quienes, como los padres de Ayotzinapa, ya se cansaron de esperar y quieren respuestas.

Yo propongo lo siguiente:

Vamos a creer que es cierto, quede verdad no hay esperanza de encontrar a los chicos con vida. Y al mismo tiempo, pidamos pruebas fehacientes incluso de peritos internacionales que certifiquen que los restos son quienes nos dicen que son. ¿Que no hay restos? Pero hay detenidos, obliguenlos a que revelen su paradero, que para eso son la policía.

Muy bien. No hubo manera de preverlo. Aún cuando sabemos que la corrupción del estado es capaz de provocar las mayores atrocidades del mundo y que no es secreto, vamos a creer que así fue. Ahora, exijamos que la PGR demuestre su poder y sus recursos en hacer un plan de contingencia, que garantice la seguridad de los estudiantes normalistas (y de todos en realidad), que los blinde de ataques represivos.

Y otro adicional, que implique labor de inteligencia para detectar entes podridos insertados en los gobiernos que sirven a propósitos ilegales, contrarios a los valores que se supone, representan.

Está bien señor Murillo Karam, para que no se canse “le creo”. Pero para que la gente se canse de protestar, usted deberá garantizarles justicia y seguridad, seguridad de que Ayotzinapa es el último acto de injusticia del país.

Si no, prepárese y descanse ente tiempos porque le espera una larga y muy cansada gestión,porque nadie va a dejar de protestar.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: