Día del Ferrocarrilero: mi historia con los ferrocarrileros y los trenes

locomotora

Foto libre de Notimex del museo de locomotoras de Puebla

Mi historia con los trenes

Cada 7 de noviembre mi mamá me mandaba al kinder vestida con camiseta de resaque, overol de mezclilla, un pañuelo rojo en el bolsillo trasero y una gorra.
Cuando le preguntaba por qué, me decía que porque se celebraba el Día del Ferrocarrilero.

Además me contaba la historia de Jesús García, quien desvió una locomotora de su curso para evitar una catástrofe en un poblado de Sonora. Curiosamente el kinder al que asistí se llama Héroe de Nacozari, en honor a García.

Pero especialmente para ella era un día fuera de lo normal porque mi abuelo trabajó muchísimos años en el ferrocarril, no como maquinista, pero cerca de los trenes. No podría precisar cuántas décadas porque mentiría, pero fueron muchas.

Mi mamá y sus hermanos se criaron al pie de una vía, a 200 metros de una estación de tren y uno de los ingresos de su familia consistía en venderles comida y refrescos a los maquinistas que pasaban por ahí.

Luego de que mi abuelo se jubilara en su casa se seguía hablando de trenes, había muchos juguetes y piezas a escala, muchas fotos de locomotoras antiguas…

No puedo escuchar un tren o ver unas vías sin pensar en mi abuelo.

Yo tengo una historia personal con los trenes, y la historia por la que el Día del Ferrocarrilero existe afianza mi aprecio por esas máquinas con las que inició el progreso de este país y de la sociedad moderna como la conocemos.

¿Por qué se celebra el Día del Ferrocarrilero?

Un tren cargado de dinamita se dirigía al pueblo de Nacozari; uno de los vagones se incendió y Jesús García Corona, un joven maquinista de 26 años, tomó el control sacando el tren del pueblo salvando la vida de cientos de personas y sacrificando la propia. Desde entonces a Jesús García se le conoce como El Héroe de Nacozari.

La locomotora incendiada había sido construida por la compañía Porter of Pittsburg, Pennsylvania tan sólo seis años antes y ese día llevaba dinamita para la mina de Pilares a sólo cuatro kilómetros de Nacozari en Sonora. La explosión se escuchó a casi veinte kilómetros de distancia y el cuerpo de Jesús García, lanzado por el frente de la máquina, fue identificado sólo por sus botas. Ese día murieron 12 personas más que estaban cerca de la vía del tren, pero se salvaron los habitantes del pueblo completo por la oportuna acción de Jesús García.

A partir de 1944 por decreto presidencial, ese día se conmemora en México el Día del ferrocarrilero.

(Información de la UdeG)

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: