Archive for the ‘ Diario del desempleo ’ Category

Diario del desempleo: Cobro del finiquito

Finiquito

Por Gladys Trujillo

Pues bien, retirar el finiquito no fue fácil.

Si bien el cheque ahí estaba, había alguna razón por la cual no nos querían entregar el dinero: robo.

Así es, resulta que en el lugar donde trabajábamos, había servicio de “alimentos”, a los que, cuando se llega el final de quincena les quitábamos la comida y terminábamos por consumir, Las pagábamos al cobrar nuestro sueldo, pero siempre hubo testigos y notas de estas acciones, que nos eximían del supuesto.  La cosa es que, según el dueño, esos alimentos jamás los pagamos. La encargada de la agencia de contratación nos “amenazó” sutilmente con que “había pruebas del robo” y otro montón de excusas, que por lo que sé, era a manera de hacernos entrar en pánico.

Sin nada que temer, nos negamos a pagar, recibimos nuestro cheque y nos fuimos, aunque no tan tranquilas.

De inmediato nos fuimos a Conciliación y Arbitraje para respaldarnos en algo si acaso, la acusación de robo y supuestas pruebas.

Luego de esperar algunos turnos, el joven que nos atendió nos dijo:

-No se preocupen muchachas, es improcedente, si los que roban de verdad a veces no caen, menos ustedes que no lo hicieron, y menos si las acusan por comida.

Perfecto, una preocupación menos.

Nota: Asegúrense de no firmar algún documento de despido o acusaciones en sus empleos cuando no son culpables o no entienden de qué habla el documento. Asesórense antes. Siempre que tengan una duda respecto a despido, horas sin pagar, retención de finiquito o cualquier abuso laboral, diríjanse a Conciliación y Arbitraje (ojo: no es comercial), ahí los sacan de dudas y les evitan ser engañados respecto a sus pagos de finiquitos o liquidaciones. La nuestra fue renuncia voluntaria, pero su lo despiden y le quieren hacer firmar renuncia ¡NO LO HAGAN!

Diario del desempleo: Qué hay después de la renuncia

Ahora qué hago

Por Gladys Trujillo

Pues bien, el primer fue dado. Renunciar.

Luego, ir a pedir el finiquito. Sigue leyendo

Diario del desempleo: Día 1. Adiós al empleo

No es una ilustración puntual, pero fue justo lo que pasó dentro de mi cabeza

No es una ilustración puntual, pero fue justo lo que pasó dentro de mi cabeza

Por Gladys Trujillo

Las circunstancias me obligaron a renunciar. Entré a ese centro de entretenimiento infantil porque necesitaba la manera de tener mi propio dinero.

Pero luego de muchos malos compañeros y la presión del jefe me hicieron renunciar, bueno, eso y que mi amiga Laura me dio valor.

Por eso decidí irme.

Era frustrante pensar todo el día en la hora de la salida.  Además el hecho de que la desconfianza en el trabajo llegó al grado de que cada vez que cobraba un chicle, mi jefe abría la caja para corroborar que efectivamente había depositado la cantidad marcada en el comprobante, era lo más denigrante del asunto. Robar no está en mi lista de hábitos.

Y decidí también que no tomaría otro empleo que no estuviera relacionado con mi carrera (periodismo).

Porque si entre a este ex empleo fue por la desesperación de la falta de dinero. Para demostrarle a mi papá que ya había crecido y que era capaz de (medio) pagar mis cuentas.

Pero tuve demasiado. El ambiente laboral, mi frustración profesional, muchas cosas se complicaron y terminaron con la renuncia.

Además, Laura y yo tenemos un plan para no volver a tener que rendirle cuentas a algún jefe intransigente.

Conforme pase, daré reporte.

Diario del desempleo

images (1)

Próximamente una nueva sección que tratará sobre las dificultades de encontrar empleo.